lunes, 30 de octubre de 2017

Merluza en Papillote

El papillote es una técnica de cocina francesa, donde se envuelven los alimentos en papel albal y se cocinan al horno, para que entre su jugo y el vapor que queda dentro del albal se cuezan, dando sabores y texturas muy suaves y jugosas.

Se trata de una receta muy sencilla de hacer, de esas que lo preparas todo enseguida y ya te puedes olvidar mientras se cocina, y que sabes que va a quedar rica. Yo la he hecho para dos personas, pero es de esas recetas que es fácil de adaptar.

Ingredientes:

-2 lomos de merluza de unos 200g
-1/2 cebolla
-1/4 pimiento verde
-6 champiñones
-2 ajos
-4-6 espárragos
-1 limón
-aceite
-sal
-pimienta
-especias (tomillo, orégano, cilantro y perejil)
-vino blanco

Pasos:

1- Precalentamos el horno a 200ºC.

2- Preparamos dos trozos de papel de albal lo suficientemente grandes como para envolver bien la merluza, y echamos un chorrito de aceite. Cortamos toda la verdura a trozos tirando a pequeños (el pimiento y los espárragos cuanto más pequeños mejor se harán). Picamos un ajo y lo echamos a la verdura con un poco de sal y pimienta.

3- Limpiamos la merluza en caso de hacer falta, y la ponemos encima de la verdura. La especiamos con la pimienta, las especias y le tiramos el otro ajo picado por encima, un chorrito de zumo de limón y un poco de vino blanco. Cortamos un par de rodajas de limón y lo añadimos.



4- Cerramos cada papel albal asegurándonos de que no quede ningún agujero por donde pueda salirse el vapor o el jugo, y lo ponemos en la bandeja de horno. Esperamos unos 20 minutos (según el tamaño del pescado puede subir a 30 minutos, eso con abrir el albal y ver si la merluza sigue como transparente es suficiente para saber que le falta).

¡Y listo! Nuestra merluza en papillote lista. Es un plato muy sano y muy rico, y se puede variar fácilmente de sabores según las verduras y especias que les pongas. 

lunes, 16 de octubre de 2017

Melaza de granada

La melaza de granada es una especie de jarabe obtenido de esa fruta muy utlizada en la cocina árabe. Se puede utilizar para glasear carnes, a modo de vinagreta para ensalada, con yogur, para repostería... Es muy versátil, y bastante sencilla de realizar si no se encuentra en algún supermercado cerca de casa.

Ingredientes:

-3 granadas (que saldrá entre 300-500ml de zumo)
-150g de azúcar
-zumo de limón

Pasos:

1- Lo primero es pelar y desgranar la fruta. Una vez tenemos los granos separados, los añadimos a una batidora de vaso y lo trituramos bien durante unos segundos. Luego, lo pasamos por un colador o chino para separar el jugo de los restos de pepitas.

2- En un cazo ponemos el jugo, el azúcar, y el zumo de limón (equivalente a una cucharadita), y lo llevamos a ebullición con fuego fuerte. Cuando rompe, le bajamos la intensidad a fuego lento hasta que reduzca más o menos a la mitad y tenga aspecto de jarabe. Puede tardar una hora, dependiendo de la cantidad de zumo. No hay que dejárselo sin vigilar, puesto que al llevar azúcar es delicado.

 

3- Cuando tenga la textura de jarabe o miel, retirar del fuego, porque al enfriar se espesa bastante. Debería quedaros de un tono rubí, marrón oscuro, o con tonos morados.

¡Y listo!Ya tenemos la melaza hecha, y se puede guardar en un tarro o utilizar en alguna receta, como una de pimientos rellenos que subiré pronto...


lunes, 9 de octubre de 2017

Tartar de pollo con vegetales

Me apetecía hacer alguna vez un tartar, que es algo que me encanta comer y que nunca me había puesto a cocinar. Y la verdad, es que es bastante sencillo, y con casi toda seguridad es un plato que va a salir rico sin ninguna complicación. 

Los ingredientes para este plato están hechos para dos personas, como plato principal.

Ingredientes:

-150g de pollo
-1 aguacate
-3 tomates
-1/2 calabacín
-1 ajo
-perejil
-orégano
-aceite de oliva
-vinagre de módena
-sal
-pimienta

Pasos:

1- Lo primero es lavar y trocear el calabacín, en dados pequeños, como de 1'5cm aproximadamente. Picamos el ajo bien finito. Los salteamos en una sartén con un poco de aceite y sal.

2- Mientras cortamos el pollo aproximadamente del mismo tamaño que el calabacín, y cuando este se empiece a reblandecer lo incorporamos a la sartén y dejamos que se cocine bien. Sazonamos con un poco de pimienta y orégano. Entonces lo reservamos

3- Dos de los tomates los lavamos y los picamos finito, y lo reservamos. Con el aguacate tenemos dos opciones: cortarlo a dados como el resto de los ingredientes o machacarlo del todo para que quede más repartido y rellene huecos a la hora de emplatar (cualquiera de las dos opciones es buena).

4- Mezclamos el aguacate, el tomate, el pollo y el calabacín en un bol hasta que quede bien repartido, y utilizamos un emplatador o un molde tipo flan para darle esa forma cilíndrica.
 
5- El otro tomate lo rallamos en un recipiente, y le añadimos un poco de aceite, perejil, orégano, sal y vinagre de módena para hacer una especie de vinagreta que pondremos al lado.

¡Y listo! Tenemos un plato resultón y delicioso, porque nadie se equivoca mezclando aguacate y pollo. 

lunes, 2 de octubre de 2017

Crema de calabaza

Se va acercando Halloween, y si algo sabemos seguro es que es temporada de calabazas. Así que ¿qué mejor momento ahora, con un clima ya otoñal, que hacer una rica y sabrosa crema de calabaza? (En realidad, esta receta la hice en julio, y la subo ahora... pero no se lo digáis a nadie). Es para dos personas

Ingredientes:

-900g de calabaza
-1 cebolla
-1 puerro
-2 zanahorias
-1 ajo
-agua
-aceite
-sal
-pimienta
-cúrcuma

Pasos:

1- Cortamos la cebolla y el ajo en trozos medianos y los ponemos en una olla a pochar con un poco de aceite y sal. Mientras, hacemos lo mismo con el puerro y después con las zanahorias. A la calabaza, y cortamos el resto a taquitos. La incorporamos a la cazuela y lo dejamos unos minutos más.

2- Pasados unos 5 minutos, vertemos agua hasta cubrir las verduras y añadimos las especias y una pizca más de sal, y llevamos el agua a hervir. Cuando rompe, lo dejamos a una intensidad media-alta unos 20 minutos.

3- Transcurridos los 20 minutos, trituramos las verduras con una batidora hasta conseguir una crema homogénea, y rectificamos de sal si fuese necesario.

4- Como opcional, podemos reservar un poco de calabaza antes de ponerla en la olla, y cortarla a taquitos pequeños para saltearlos e incorporarlos a la crema al final.

¡Y listo! Una crema de calabaza muy rica, y además sana (no lleva patata, ni nata o similares), y queda fantástica.


lunes, 25 de septiembre de 2017

Arroz rosa con verduras

Sí, habéis leído bien, arroz rosa. Y sin nada de colorantes, oye. Se trata de una variedad especialidad de la India, que se llama Glam Wedding Pink, y se dice que es el arroz de los amantes por ser colorido como una boda Bollywood y es sinónimo de felicidad, fertilidad y vitalidad.

Pero al final, lo que nos interesa aquí, es comer. Y este, es un arroz muy similar al basmati en cuanto a cocción y preparación, por lo que se puede combinar con carne, pescado, caza y verdura (casi nada, oye). Se puede comprar en algunas tiendas de productos a granel que tengan artículos más o menos exóticos (Malasaña o el Mercado de San Antón, por ejemplo), o también hay en el corte inglés.

Aquí, quise hacer una receta sencilla (no como esta) que no matase demasiado el sabor del arroz ni su color, ya que me parecía la gracia del plato. Es para dos personas.


Ingredientes:

-180-200g de arroz
-1 cebolla
-1/2 calabacín
-1/2 berenjena
-1 ajo
-agua
-aceite
-sal
-pimienta
-romero, perejil, cilantro.

Pasos:

1- Primero cortamos la cebolla a trocitos pequeños y picamos el ajo. Ponemos en una sartén un poco de aceite y lo pochamos todo junto con una pizca de sal. Mientras, cortamos la berenjena a dados pequeños y los añadimos. Lo mismo con el calabacín en cuanto tengamos la berenjena. Tapamos la sartén y dejamos que se poche todo junto.

2- Añadimos el arroz a la misma sartén y el agua (el doble de volumen de agua que de arroz) junto con la pimienta, romero, perejil y cilantro. Subimos el fuego y cuando rompa a hervir, lo bajamos para que se mantenga a un ritmo medio. Lo dejamos hasta que el agua se evapore (unos 15 minutos aprox), y ya estará listo. Podemos corregir de sal si fuese necesario.

¡Y listo! Cómo veis, con la cocción ha perdido bastante color, como le pasa prácticamente a todos los alimentos, aunque se sigue notando el rosa lo suficiente para que le de ese toque especial y diferente.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Hummus tradicional

Dos recetas prácticamente seguidas de garbanzos. Sí, igual soy un poco pesada, pero ya he dicho en más de una ocasión que me encantan (¡hola mi yo del pasado que los odiaba!). Pero como es una receta tan diferente, en realidad no importa, ¿no?

El hummus es un plato muy popular en Oriente Medio, sobretodo en el Líbano (entre otros muchos países) y que se está convirtiendo en un aperitivo muy popular también en estas tierras. Porque con un poco de pan (ya sea de pita o convencional) y unos crudités de verdura (verdura cruda hecha palitos estilo saladitos, para dippear) se pica como un rey. A mi me gusta especialmente con zanahoria, aunque la manera tradicional es con guindilla o cebolleta cortada a gajos que se emplea modo cuchara.

Eso sí, para esta receta, os recomiendo que compréis tahini, que es una pasta de sésamo. Si no se tiene se puede hacer y sustituir, pero no tiene el mismo toque (o yo de momento no lo he conseguido, así que lo compro). En superficies como Alcampo o Carrefour lo encontráis sin problemas, y en sitios más naturales como el Herbolario Navarro también).

Ingredientes:

-1 bote de garbanzos
-2 cucharadas de tahini
-el zumo de un limón
-1 ajo
-pimentón dulce
-perejil
-comino (si no tenéis comino, se puede sustituir por cilantro y chili, aunque a mí me gusta tirarle un poco de cilantro igualmente)
-pimienta
-sal
-aceite
-agua

Pasos:

1- Reservamos unos pocos garbanzos para decorar. Ponemos en un bol amplio los garbanzos, el tahini, el zumo de limón y el ajo. Y luego una pizca de pimentón, perejil, comino, sal, pimienta aceite y agua (y si queréis el cilantro). Y lo picamos todo con una batidora de mano.

2- Lo más probable es que al principio sea un engrudo. El truco es ir añadiendo cada vez un poco de especias (sobretodo pimentón, perejil y comino) y agua y aceite e ir triturando poco a poco, para que quede una textura como similar al guacamole y que no quede aguado. Es una receta de ir probando poco a poco para ir añadiendo un poco al gusto, pero es muy agradecida.

3- Cuando la textura y el sabor sea el adecuado, lo ponemos en un bol para servir, y con una cuchara hacemos un surco para decorar. Añadimos un poco de perejil fresco picado, pimentón y los garbanzos, y justo antes de servir, otro chorrito de aceite.

¡Y listo! Es un entrante maravilloso que gusta prácticamente a todos, muy fácil de hacer y que se conserva bastante bien. ¡Espero que lo disfrutéis!

domingo, 10 de septiembre de 2017

Salmorejo

Casi parece mal momento para poner una receta de salmorejo, cuando se acaba el verano y empieza a acercarse el frío, ya que es una comida muy estacional. Pero como en realidad hace calor, y aunque haga frío podemos hacernos una "crema fría" (con perdón de los andaluces, ya se que no es una crema) igualmente, pues aquí va.

Es una receta súper sencilla y resultona, muy agradecida y se hace en un momentito. Con estas cantidades salen unos 800ml, que según lo hambrientos que estéis o si lo coméis como primer plato o principal, da para 3-4 personas.

Ingredientes:

-750g de tomates pera maduros
-150g de pan blanco, y cuánto más blando sea y menos corteza tenga, mejor
-100ml de aceite
-1 ajo
-sal
-agua por si hay que corregir espesor
-1/2 huevo duro por persona
-taquitos de jamón

Pasos:

1- Lavamos los tomates y les quitamos la caperuza. Los cortamos un poco y los incorporamos a una batidora de vaso con una pizca de sal, y los trituramos bien finitos. Cuando ya está, pasamos el tomate por un chino para quitar pieles y pepitas y dejar una textura agradable.

2- Cortamos el pan, y lo dejamos dentro de la batidora con el tomate unos 10 minutos para que reblandezca. Pelamos el ajo y le quitamos el gérmen. Entonces, lo trituramos todo otra vez.


3- Cuando ya está todo homogéneo, sin dejar de triturar, incorporamos el aceite poco a poco, con un hilo fino y constante, para permitir que pueda emulsionar bien y coger textura. Por último, si fuese necesario, corregimos de sal y agua, y entonces a la nevera.

4- Servimos con un poco de huevo duro cortado y taquitos de jamón, y si quisiésemos, unas gotitas de aceite.

¡Y listo! Una receta fresquita y muy fácil de hacer, ideal para hacer de una tanda varias raciones y tener para varios días también.

 


jueves, 7 de septiembre de 2017

Garbanzos verdes con huevo ramen

¡Hola a todos! Tenía ganas de contaros esta receta, ya que es algo muy muy sencillo, que me saqué un poco de la manga (creo, no es que yo sea aquí una constructora de recetas maravillosa) y que me gustó bastante. Y oye, lo sencillo y bueno, a mí me gusta. Aunque el título puede engañar, ya os digo que los garbanzos y los huevos son los normales, que lo de verde y japonés viene después.

Hablando de huevos, este tipo de huevo es muy utilizado en platos ramen o sopas japonesas, pero no es nada que no podamos incorporar de vez en cuando a algún plato nuestro para darle un toque diferente y original. Si veis que no os convence (aunque no veo yo motivo para que no lo haga) podéis hacerlo con cualquier otra técnica a vuestro gusto, pero ya os digo que si no lo habéis probado, es una buena oportunidad, y después busquéis un restaurante de ramen y lo probéis como corresponde.

Cantidades para dos personas, y ya os digo que es un plato contundente y rico.

Ingredientes:

-1 bote de garbanzos
-1 cebolla
-2 puñados de espinacas
-1 diente de ajo
-2 huevos
-60ml salsa de soja*
-60ml mirin
-2 cucharadas de  sake (opcional)
-aceite
-sal
-pimienta
-romero, tomillo, vino blanco
-agua

*Si la salsa de soja es sin gluten es apta para celíacos

Pasos:

1- Primero empezaremos con el huevo, ya que vamos a necesitar tiempo. Ponemos en un cazo agua a hervir con un poco de sal. Cuando rompe a hervir, bajamos el fuego e introducimos los huevos, que los dejaremos 7 minutos. Mientras, preparamos un bol con agua y hielo, para poner los huevos para parar la cocción una vez ha transcurrido dicho tiempo, y cuando están fríos los pelamos con cuidado, porque estarán bien blanditos.

2- En una bolsa con cierre hermético, preparamos el maridaje del huevo. Ponemos la salsa de soja, el mirin, 120ml de agua y el sake si tenemos, y lo mezclamos bien. Entonces, introducimos los huevos y los dejamos en el frigorífico al menos 4h (yo los dejé un día entero, y pueden estar hasta una semana entera).

3- Picamos la cebolla y el ajo, y los ponemos a pochar en una sartén honda con un chorrito de aceite. Mientras esto se hace, ponemos en un vaso de batidora un puñado de espinacas y agua, y lo batimos bien con una batidora de mano.

4- Cuando ya está pochado, incorporamos el otro puñado de espinacas, y cuando empiecen a hacerse blanditas añadimos los garbanzos, el batido de espinacas (que quedará como fondo de caldo), pimienta y sal al gusto, y las especias que queramos (yo le he echado romero, tomillo, y un chorrito de vino blanco).

5- Dejamos la sartén tapada a fuego medio para que se cocine todo y haga un poco de chup-chup (me encanta esta expresión). Cuando esté listo, servimos en un plato, cortamos el huevo por la mitad y lo añadimos al plato.

¡Y listo! Nuestros garbanzos verdes listos para disfrutar.


domingo, 9 de julio de 2017

Arroz al curry con sardinas

Este es uno de esos platos que acabas improvisando un poco, ya que el arroz con curry normalmente se hace con pollo, pero me apetecía probar con pescado, así que hice la prueba, y no quedó nada mal, la verdad. Esta es la receta, para dos personas.

Ingredientes:

-140-160g de arroz
-2 partes de agua o caldo de pescado por cada parte de arroz
-1 cebolla
-1/2 calabacín
-1 o 2 zanahorias
-1 lata de sardinas en aceite (pueden ser frescas si lo preferís)
-1 ajo
-2-3 cucharadas de curry
-pimienta
-sal
-aceite
-cilantro
-pimentón dulce
-romero

Pasos:

1- Picamos la cebolla y el ajo y lo pochamos en una sartén con aceite y un poco de sal. Cuando ya empieza a dorarse, echamos el calabacín y la zanahoria troceados previamente.

2- Cuando ya está todo cocinado, incorporamos las sardinas también algo picadas. Entonces incorporamos el arroz con el curry y removemos durante 3 minutos para que no se nos pegue ni queme (si mientras, calentamos el caldo o agua, perfecto). Entonces incorporamos el caldo, y el resto de las especias y cuando rompa a hervir bajamos el fuego a nivel medio para que absorba el agua y se cocine.


3- Si nos gusta más caldoso podemos poner algo más de dos partes o retirarlo del fuego antes de que se evapore toda el agua, aunque yo lo prefiero seco.

¡Y listo! Nuestro arroz con curry y sardinas listo para comer y disfrutar.



domingo, 2 de julio de 2017

Salmón estilo oriental

El salmón es uno de esos pescados de sabor intenso pero que admiten muchos tipos de cocciones y sabores, así que es fantástico para jugar en la cocina (aunque confieso, culpable de mí, que como más me gusta es así, crudo, en sashimi, y para qué más). Así que hoy os traigo una receta de salmón al horno con toques orientales/japoneses muy fácil de hacer (como prácticamente cualquier receta de horno) y delicioso. ¡Así que vamos a ello!

Ingredientes:

-1 lomo de salmón por persona
-1 cebolla
-1 pimiento rojo
-Salsa de soja*
-Jengibre fresco
-Cilantro (fresco mejor) 
-1 diente de ajo
-Aceite de sésamo
-1 cucharada miel
-Sal
-Pimienta
-Romero y tomillo 

*nota: voy a poner esta receta en recetas sin gluten, porque hay salsas de soja sin gluten para celíacos, pero aseguraros de coger la adecuada.

Pasos:

1- En un bol coloca salsa de soja (tiene que dar para marinar el pescado, pero siempre estás a tiempo de echar más), una cuchara sopera de miel, un chorro de aceite de sésamo, un poco de jengibre rallado, el diente de ajo bien picado, una pizca de cilantro (si lo picas antes mejor, si es seco no hace falta) y un poco de pimienta. Mezcla bien todo, y ponlo en una bandeja donde pondremos el salmón a marinar (que quede más o menos a mitad altura del lomo, cuanto más ajustado sea la bandeja menos cantidad hará falta para cubrir esto). Lo dejamos marinando en la nevera al menos media hora (si le podemos ir dando la vuelta, mejor).

2- Mientras, precalentamos el horno a 180º. Lavamos el pimiento y le retiramos las semillas, para cortarlo a tiras. Cortamos también la cebolla para que los aros separados queden también a tiras (o si lo preferimos, en pluma), y los introducimos en una bandeja de horno. Salpimentamos y lo introducimos al horno durante 15 minutos.

3- Sacamos la bandeja del horno y ponemos los lomos del salmón en ella (con la piel boca arriba) y echamos el macerado por encima. Si queremos, podemos añadir un poco de romero y tomillo ahora. Lo introducimos en el horno durante 10 minutos vigilando la cocción para que no se pase (dependiendo del grosor del pescado puede hacer falta 2-5 minutos más, pero intentando que no se cocine de más para que no quede seco, ya que eso arruina el pescado).

¡Y listo! Para comer como los reyes de la casa que sois, porque al menos en la mía así ha sido.

 




domingo, 25 de junio de 2017

Tofu con verduras

Si ya habéis visto algunas recetas del blog, sabéis que no soy vegetariana y mucho menos vegana. Tampoco quiero ponerme a hacer explicaciones super detalladas de razones, porque no es el objetivo del blog -al menos de momento-, pero sí diré que creo en un consumo responsable de carne: no es necesaria tanta carne ni pescado en nuestra dieta, creo en que si reducimos el consumo y buscamos productos ecológicos y nos quejamos podemos mejorar las condiciones de todas las granjas y mataderos para que no sufran los animales y que se puede mejorar, además de reducir la deforestación (ya que las mayores talas de árboles se producen para hacer campos de cultivo para pienso animal). 

Y también, reivindicar las verduras: debido a nuestra historia, la carne acabó pasando de producto de lujo a producto habitual, dejando a las verduras como acompañamiento, con la sensación de que con un plato de verduras "no comes". Y no es cierto. Se pueden hacer platos ricos, sabrosos y nutritivos enteramente de verduras. Y lo cierto es que a mí cada vez me apetecen más las verduras y menos la carne, porque atiborrarme de carne cada vez me sienta peor (una, que por mucho que quiera creerlo, ya no está en la flor de la vida).

Así que, con respeto a las diferentes opiniones de todo el mundo (porque son como los culos, cada uno tenemos el nuestro), me gusta traeros platos vegetarianos de vez en cuando, para ver si conseguimos entre todos ir mejorando nuestros hábitos alimenticios.

Bueno, vamos un poco al tema, que son las recetas. Siempre he tenido una relación un poco extraña con los productos veganos (no se cómo definirlos, pues no hace falta ser vegano para consumirlos... como la soja, el tofu, el seitán, etc). Y es que cuando los he probado en algún restaurante, me suelen gustar mucho, pero cuando lo he intentado en casa he fallado catastróficamente. Así que estaba claro, el problema no es ese tipo de alimentos, soy yo. Así que hoy os traigo una receta con tofu que sí me gustó, así, en negrita y todo, y que espero que poco a poco mi paladar se adapte a estos sabores (como ya lo hizo en su día con el brócoli, el tomate, las sardinas o la cebolla... y todo el mundo sabe que yo ya no se vivir sin cebolla).

Ahora, ¿qué es el tofu? Es el nombre japonés que recibe el queso de soja, obtenido de cuajar la leche de soja, que a su vez se consigue al tener en remojo la soja en agua durante 24 horas. Es un alimento muy neutro al que se le puede echar casi cualquier aderezo o sabor, es bajo en calorías y muy saciante. Quizás al principio es un sabor extraño, al ser típico en la cocina japonesa, si no estamos acostumbrados, pero todo es encontrar combinaciones de sabores que nos gusten y a partir de ahí ir ampliando.

Este es un plato bastante sencillito de hacer, y las cantidades son, como suele ser habitualmente en este blog, para dos personas. Así que vamos a ponernos con la receta, que ya bastante me he enrollado, y aquí solemos ir directos al grano.

Ingredientes:

-200g de tofu (yo he utilizado ahumado, que tiene un sabor más fuerte, podéis elegir)
-1/2 berenjena de un tamaño medio
-1 puerro
-1 zanahoria
-1/2 docena de espárragos verdes
-aceite de oliva
-sal
-pimienta
-aceite de cacahuete, maíz o sésamo
-agua
-jengibre
-especias al gusto (yo he utilizado romero y tomillo)

Pasos:

1-Cortamos la berenjena en dados pequeños, y espolvoreamos con una pizca de sal para extraer la humedad, luego enjuagamos  dejamos secar. Lavamos y troceamos todas las verduras restantes.

2-Ponemos un poco de aceite de sésamo (o el que tengamos) en una sartén y cocemos la berenjena cuando este esté muy caliente. Cuando estén doradas, las retiramos y secamos el resto de aceite con papel de cocina. Realizamos lo mismo con cada verdura de manera independiente.


3-Troceamos el tofu en rebanadas. Ponemos un poco de aciete de oliva en una sartén y añadimos el tofu junto con las verduras. Añadimos también sal, pimienta, un poco de jengibre rallado y romero y tomillo: Transcurridos un par de minutos, añadimos agua suficiente para cubrir el fondo de la sarten, y cuando se haya evaporado, retiramos del fuego y servimos.

¡Y listo! Ya tenemos nuestro plato de tofu listo para comer y disfrutar. Espero que os guste tanto como a mí.






lunes, 19 de junio de 2017

Ensalada de quinoa con anchoas

La quinoa es un producto muy versátil cuyo consumo está aumentando últimamente. Su popularidad, en parte, es debida a que se trata de un alimento muy equilibrado y nutritivo (tiene un gran equilibrio en proteínas, grasas y carbohidratos), además de ser de digestión fácil. Se pueden emplear en cocidos, en sopas, para cerveza, para harina, en frío... Básicamente, como el arroz o la pasta, que se le añade casi cualquier cosa y difícilmente no estará rico.

Hoy os traigo una ensalada de quinoa para dos personas, aunque según las cantidades que echéis os vale perfectamente de plato principal al ser algo muy completo, equilibrado y saciante.

Ingredientes:

-140-160g de quinoa
-1/2 pepino
-1/2 cebolleta
-2 zanahorias
-1/2 pimiento rojo
-1 lata de anchoas
-aceite
-vinagre de módena
-agua
-laurel

Pasos:

1- Lo primero es limpiar la quinoa para eliminar la saponina (una composición similar al jabón), poniéndola debajo de agua fría y enjuagando bien hasta que deje de salir espuma (esto recomiendo hacerlo aunque el envase diga que la quinoa viene lavada, por si acaso).

2- Ponemos en una olla dos partes de agua por cada parte de quinoa, y cuando esté hirviendo la echamos y bajamos el fuego a media potencia, dejándola tapada unos 15-20 minutos (si tenéis instrucciones en el envase seguidlas). Le podemos añadir una pizca de sal y una hoja de laurel aquí. Cuando acabe de hervir, lo dejaremos reposar dos minutos, luego removeremos la quinoa y eliminaremos el líquido sobrante si lo hubiese. La dejamos en la nevera una media hora, para que se enfríe.

3- Mientras la quinoa hierve, troceamos todos los ingredientes en el tamaño que más nos guste. A mi me gusta más tirando a pequeño, para que quede más repartido y homogéneo. Dejaremos de lado algunas anchoas para emplatar.

4- Mezclamos todos los ingredientes con la quinoa en un bol, y lo dejamos en la nevera hasta la hora de servir. Entonces servimos, aliñamos y ponemos el par de anchoas.

¡Y listo! ya tenemos nuestra ensalada de quinoa, bien rica y sana.



lunes, 12 de junio de 2017

Ensalada gitana

Ahora que ya hace calor, muchas veces no nos apetece comer, y mucho menos cocinar, así que acabamos comiendo de cualquier manera en cualquier momento. Pero hay platos fáciles de hacer y bien fresquitos, dónde no es excusa el calor para acabar comiendo bien, sano, y rico. Esta en concreto es una ensalada principalmente de tomate, y para verano es estupenda. Este plato está planteado como plato principal para dos personas.

Ingredientes:

-5 tomates maduros medianos (según el tamaño, coged más o menos)
-1 cebolleta pequeña
-1/4 de pepino
-1  ajo pequeño
-aceite
-sal
-vinagre
-orégano

Pasos:

1- Troceamos 4 de los tomates y los ponemos en una bandeja. El quinto, lo rallamos y lo incorporamos al recipiente.

2- Picamos la cebolleta y el pepino, en trozos de un tamaño similar al tomate y los incorporamos a la bandeja. Partimos el ajo por la mitad y le quitamos el germen, lo picamos muy finito y lo añadimos también.

3- Lo salamos todo, al gusto. Le echamos aceite (yo le echo un chorritón, pero una vez más, si os gusta muy aliñado podéis añadirle más. Después el vinagre, y si queremos, podemos añadir también un poquito de módena, para que empape bien. Incorporamos el orégano y removemos bien, para que se mezcle todo. Lo dejamos en la nevera al menos media horita, para que esté fresco y entre el aceite, la sal, el tomate rallado y el que está troceado saque todo el jugo y quede bien sabroso.

¡Y listo! Una ensalada muy fácil de hacer, y que gusta a todo el mundo. Con recetas así, no tenemos excusa para no comer bien.

lunes, 5 de junio de 2017

Crema de calabacín (sin patata ni nata)

Me encantan las cremas, y aunque empieza a no ser temporada de platos de cuchara calientes (aunque, como te calientan el cuerpo, en realidad luego pasas menos calor, la verdad) , no me he podido resistir a hacer esta, así que os las traigo. Se trata de una crema de calabacín, pero sin patata ni ningún tipo de lácteo, para cuando apetece una crema más ligera.

Además, añadir nata/quesitos tiernos/leche a la crema, no cambia el sabor, únicamente le da una textura más cremosa, pero que tampoco se echa en falta si no se lo añadimos. En cuanto a la patata, no es porque sea un alimento nocivo, sino seguramente porque estamos cumpliendo el cupo de hidratos de carbono por otra parte. Obviamente, si se prefiere, basta con añadir una patata mediana y un par de quesitos a la receta si se prefiere.

Las cantidades son para 4 personas, o para dos en dos tandas, pues las cremas aguantan bien un par de días en la nevera o en el congelador.

Ingredientes:

-2 calabacines
-1 cebolla (en vez de cebolla, podéis utilizar puerro)
-1 o 2 ajos
-2 ramas de apio
-Un puñado de hojas de alcachofa (yo tengo una reserva en el congelador, pero si no tenéis no os preocupéis, es totalmente opcional).
-Aceite
-Sal
-Una hoja de laurel
-Especias al gusto (yo he utilizado tomillo, perejil y cúrcuma)
-Vino blanco (opcional)
-Agua

Pasos:

1-Lo primero es poner en una olla un poco de aceite a calentar, y mientras troceamos el ajo y la cebolla, mejor en trozos medianos-pequeños. Cuando esté caliente, lo ponemos a dorar con un puñado de sal.

2-Troceamos el apio, y cuando la cebolla lleve 2-3 minutos lo incorporamos. Repetimos para las hojas de alcachofa.

3-Cortamos el calabacín, mejor si hacemos cuartos y de ahí ya un corte más pequeño. Cuando la alcachofa lleve otro par de minutos, los incorporamos.

4-Lo dejamos todo tapado y que se cocine unos minutos. Después, incorporamos el vino (al gusto, pero por lo general con un chorritón vamos bien) y el agua (sin en vez de agua, queremos utilizar caldo de verduras -casero- que tengamos de otros platos, mejor) y lo llevamos a máxima potencia para hervir. Además, añadimos las especias.

5-Cuando se ponga a hervir, le bajamos un poco la intensidad a un nivel medio, y dejamos que cueza 20 minutos.

6-Después, nos queda tritularla bien fina con una batidora, y quizás hacer corrección de sal.

¡Y listo! Nuestra crema de calabacín lista para comer, deliciosa y sin natas.

 

lunes, 29 de mayo de 2017

Smoothie púrpura: col lombarda y ciruelas

Ahora que estamos de lleno en el buen tiempo y el calor, apetecen muchísimo más estos smoothies, así que queda inaugurada una nueva temporada de estos batidos amigos míos. El que os traigo hoy, es muy fresco y está lleno de vitaminas, que nos ayudarán a limpiar el hígado y a depurar y desintoxicar nuestro sistema digestivo. Y por si fuese poco, está delicioso. En total, salen sobre unos 800ml, ideal para dos personas si es lo principal de la comida, o para más si es más un entrante.

Ingredientes:

-1 col lombarda
-2 ramas de apio
-8 ciruelas
-2 puñados de moras o arándanos
-300ml de agua
Necesitaremos también una batidora de vaso o una licuadora, y algún colador.

Pasos:

1- Como estas cantidades son demasiadas para hacerlo todo de una tirada, vamos a trabajar con la mitad de cada ingrediente cada vez, como si fuésemos a obtener 400ml, y así que las batidoras no sufran por falta de líquido. 

2-Troceamos la col lombarda, una rama de apio, y 4 ciruelas (sin hueso), y las introducimos a la batidora de vaso junto con la mitad de los arándanos y el agua, y dejamos que lo bata todo bien y se quede uniforme.

3-Colamos en un recipiente la mezcla para así quitar todos los grumos, y repetimos el paso 2. Cuando ya lo tenemos todo, podemos colarlo una segunda vez si parece que todavía no está muy fino.

4-Lo guardamos en la nevera al menos media horita para servirlo frío.

¡Y listo! Nuestro smoothie de un precioso tono morado para disfrutar.

jueves, 25 de mayo de 2017

Calamar con espárragos

¡Muy buenas!

Hoy os traigo un plato sencillito y muy ligero, ideal para esos días que queremos comer algo rico y sano. Para dos personas, y sólo necesitamos unos poquitos ingredientes.

Ingredientes:

-Un manojo de espárragos
-Dos calamares medianos
-Ajo
-Tinta de calamar (la podéis encontrar en el supermercado, en congelados)
-Aceite
-Sal
-Pimienta y especias al gusto

Pasos:

1- Lo primero es limpiar el calamar si no lo han limpiado en la pescadería. Es muy sencillito, es básicamente vaciar la cabeza, quitándole la aleta y el interior, luego pasar agua.

2- Ponemos a sofreir un par de ajos, y mientras troceamos los espárragos. Los ponemos en la sartén y los vamos salteando con un poco de sal. Mientras, troceamos el calamar.

3- Cuando los espárragos están al dente, añadimos el calamar, la tinta, y las especias (yo he puesto pimienta, romero y tomillo) y lo dejamos que se haga unos 3 minutos, pues el calamar no necesita mucho tiempo.

¡Y listo! Ya tenemos una comida diferente y rica, para disfrutar.

lunes, 22 de mayo de 2017

Smoothie de mango y anacardos

¡Vamos a por otro smoothie! Este tiene menos ingredientes que otras veces, aunque quizás uno es algo más difícil de encontrar. Pero, vamos manos a la obra sin más dilación, que las pautas son las de siempre. Saldrán unos 700 ml, ideal para dos personas.

Ingredientes:

-150g de anacardos sin sal
- 2 mangos maduros
-2 cucharadas soperas de aceite de linaza
-600ml de agua

También necesitaremos una batidora de vaso y un colador o chino o bien una licuadora.

Pasos:

1- Troceamos y pelamos bien el mango, intentando separar la máxima carne posible del hueso.

2- Batimos los ingredientes en dos tandas, la mitad de la cantidad de cada ingrediente cada vez. Después, lo colamos una o dos veces, a gusto

3- Lo ponemos en la nevera un ratito antes de servir, para que esté bien fresquito.

¡Y listo! Nuestro smoothie rico y diferente.

 




lunes, 15 de mayo de 2017

Pizza de atún, bacon y huevo

¡Hola, hola! Hoy os traigo otra propuesta de pizza diferente para hacer en casa, que queda muy rica y gusta a prácticamente todo el mundo. Esta sigue sin tener receta de la masa, pero todo se andará.

Ingredientes:

-Una lata de tomate natural
-Mozzarella rallada y algún otro queso que os apetezca (emmental, o el preparado de cuatro quesos).
-Un huevo
-Una lata de atún
-Un paquete de bacon

Pasos:

1- Lo primero precalentar el horno y extender la masa y dejarla reposar como indican las instrucciones. Luego, le hacemos un pequeño pliegue al borde para que se quede más levantado.

2- Con una cuchara, repartimos el tomate por toda la base tanto como nos guste, pero sin pasarnos. Le podemos echar un poco de sal y orégano.

3- Luego repartimos todo el queso rallado por encima para cubrir el tomate. 

4- Ahora repartimos bien el bacon y el atún por encima. Luego, partimos el huevo en el centro

5- Cocinamos la pizza en el horno el tiempo necesario, que serán aproximadamente unos 12 minutos. A veces el huevo no se acaba de hacer, en ese caso, esperar hasta que cuaje del todo, pues no queremos huevo crudo en la pizza.

¡Y listo! Ya tenemos una pizza rica en casa, y mucho menos aceitosa de las de reparto a domicilio.

 

jueves, 11 de mayo de 2017

Smoothie de hinojo y pepino

¡Buenas de nuevo! Una vez más, un nuevo smoothie rico y fácil de preparar para poder hacer en casa rápido y sanote. Como siempre, necesitaremos una batidora de vaso y un colador o chino, o bien un una licuadora. Y de aquí nos saldrán unos 600-700ml, ideal para dos personas. ¡Vamos a la faena!

Ingredientes:

-6 ramilletes de brócoli
-1 hinojo
-2 manzanas Granny sin corazón
-1/2 pepino holandés
-10 ramilletes de cilanto
-400ml de agua

Pasos:

1- Trocear todos los ingredientes a trocitos medianos. Obviamente, cuanto más cortados estén, mejor trabajará nuestro pequeño electrodoméstico.

2- Batirlos todos hasta conseguir un smoothie homogéneo. Mejor hacerlo por tandas, con la mitad de cada ingrediente cada vez, así mantenemos un nivel de agua correcto para batirlo.

3- Colarlo si nos gusta más fino. Yo lo suelo hacer un par de veces.

4- Ponerlo en la nevera una media hora antes de servir para tenerlo bien fresquito y rico.

Y listo, ya podemos cenar bien sanote.

lunes, 8 de mayo de 2017

Pasta marinera

Creo que a todo el mundo nos encanta la pasta, y pese a que muchos lo consideran "cocina de batalla", cuando no apetece cocinar y te preparas lo primero que pillas... Yo no puedo concebir la pasta así, siempre que me pongo acabo cocinando un montón, qué le vamos a hacer.

La pasta marinera es un tipo de pasta que está riquísima, y que realmente no es tanto el trabajo que da. Además, podemos ponerle todo lo "marino" que queramos... gambas, sepia, mejillones, chirlas, bacalao... La mía fue más sencillita, porque comíamos sólo dos... Pero si es para varios, compensa más añadirle más cosas.

Ingredientes:

-160gr de pasta
-1 cebolla mediana
-1 ajo
-8 gambas
-Un puñado de anillas de pota
-Salsa de tomate o pisto (si tenéis hecho el sofrito, u os apetece hacerlo, mejor aún)
-Sal
-Aceite
-Pimienta y especias al gusto
-Vino blanco

Pasos:

1- En una olla ponemos agua a hervir con un poco de sal para cocer la pasta el tiempo que necesite. Mientras esto pasa, vamos a preparar lo marinero. Primero troceamos la cebolla y picamos el ajo, y los pochamos en una sartén con un poco de aceite y sal. A la vez que se hace la cebolla, separamos las cabezas de las gambas, las pelamos, quitamos el intestino y troceamos en dos o tres.

2- Cuando la cebolla empieza a pochar, incorporamos las gambas y las cabezas, para que se cocinen y suelten sabor. Ahora cortamos las anillas de pota y las incorporamos a la sartén. 

3- Cuando ya está hecho, retiramos las cabezas, y añadimos el tomate, el vino blanco y las especias al gusto.

4- Una vez esté todo ligado, añadimos la pasta y dejamos que se cocine todo junto un poquito para que ligue.

¡Y listo! Estaba delicioso, porque además las gambas soltaron un montón de sabor y sabía muchísimo todo el conjunto. Nos pusimos las botas.

jueves, 4 de mayo de 2017

Arroz al horno

Este es un plato muy típico en toda la Comunidad Valenciana. Como su nombre indica, se cocina al horno, y preferiblemente en una bandeja de barro (si no se tiene, tampoco pasa nada, pero es que somos muy de barro por esas tierras). Además, tradicionalmente era un plato de aprovechamiento, pues se utilizaban los restos del cocido, aunque se puede preparar desde 0 sin ningún problema.

Se trata de un plato único muy contundente (cocido y arroz juntos, ligerillo no es), así que tomadlo como plato único. Los ingredientes utilizados serían para unas 4 personas sin problemas, o para varios días si queréis.

Ingredientes: 

-150/200g de costillas de cerdo
-150/200g de Morcilla y/o chorizos y/o trozos de panceta (cantidad total)
-1/2 vaso de arroz por persona.
-1 vaso de caldo o agua por persona
-Garbanzos (a ojo, pero con un bote de garbanzos pequeño va bien). 
-1 patata mediana
-2 tomates pequeños
-1 cabeza de ajos 
-Sal, aceite

 Pasos:

1- Precalentar el el horno, a 220º arriba y abajo
.
2- Primero salamos las costillas, y después sofreímos toda la carne ligeramente en una sartén con bastante aceite, y la retiramos. 

3- Troceamos las patatas a láminas que queden de medio centímetro de grosor, más o menos. Después, en el mismo aceite que antes, sofreímos las patatas primero y después el arroz, los garbanzos y la cabeza de ajos entera

4- Colocamos el arroz, los garbanzos y las patatas en una cazuela de barro o, si no, en una fuente, y movemos para que quede bien repartido. Le echamos el caldo a la fuente. Después, colocamos a tu gusto toda la carne y los tomates por encima del arroz y pon la cabeza de ajos entera justo en el centro. 

5- Y ya al horno, 20 minutos. De todas formas, el arroz al horno no requiere una cocción tan exacta como la de la paella, así que puedes andar más tranquilo, no es una receta tan delicada.


lunes, 1 de mayo de 2017

Ñoquis de espinacas con setas y salsa de nueces

Me encantan los ñoquis. Mira que son una cosa sencilla, una masa de patata, pero tienen un nosequé que queseyo. Así que con este plato experimentamos un poquito, y quedó muy rico.

Los ñoquis no los hice caseros (se que siempre digo lo mismo, pero es cierto, todo llegará), eran comprados frescos rellenos de espinacas, y estaban buenos, aunque si queréis utilizar tradicionales, también quedará todo muy rico.

Ingredientes:

- 100g de ñoquis por persona
- Un puñado de mezcla de setas
- Un puñado de nueces
- 1 diente de ajo
- Leche
- Harina o maicena
- Parmesano
- Sal, aceite
-Especias al gusto 

Pasos:

1- En una olla ponemos un poco de agua, sal y una hoja de laurel, y cocemos los ñoquis como nos indiquen.

2- Trituramos las nueces o las picamos con un mortero. Mientras en una sartén a fuego lento, cocinamos una cucharada de harina para quitarle el sabor, y añadimos un chorro de leche y las nueces. Removemos bien hasta que la salsa esté bien ligada y haya espesado un poco.

3- Si es necesario, troceamos las setas y las echamos en una sartén con un poco de aceite y el diente de ajo picado. Cuando estén hechos, incorporamos la salsa y los ñoquis y que se mezclen bien.

4- Al servir, rallamos un poco de parmesano por encima.

¡Y listo! Super rico y fácil de hacer.

 


jueves, 27 de abril de 2017

Garbanzos con brócoli y bacalao

Ya he comentado más veces que los garbanzos es algo que me gusta mucho, ya que combina con prácticamente cualquier otro alimento, y con pescado queda genial. Para dos personas.

Ingredientes:

-1 bote garbanzos
-1/2 brócoli
-1 cebolla
-100-150g de bacalao
-1 diente de ajo
-sal y aceite
-pimienta y especias al gusto
-vino blanco

Pasos:

1- Troceamos la cebolla y picamos el ajo, y lo echamos a la cazuela con fuego medio y un poco de sal. Mientras se pocha, troceamos el brócoli por los tallos, haciendo ramilletes pequeñitos, y los incorporamos a la cazuela.

2- Troceamos el bacalao en trozos pequeños y los incorporamos a la cazuela. Cuando se empiecen a hacer, incorporamos los garbanzos, las especias y el vino blanco junto con un poco de agua.

3- Subimos un poco el fuego y lo dejamos haciendo "chupchup" unos 10 minutejos, para que coja sabor y que se evapore el vino.

¡Y listo! Nuestro plato de garbanzos para comer bien.

 


lunes, 24 de abril de 2017

Fajitas de pollo

Hoy cruzamos el charco para irnos hasta México. Vale, no, nos quedamos en España e imitamos a México, porque dudo que nos hayamos acercado a unas fajitas de verdad, pero oye, lo hemos intentado, y nos salieron ricas, así que aquí os dejamos la receta por si queréis vosotros intentarlas en casa. 

Para nosotros las fajitas hechas en casa siempre han sido un poco de batalla, carne picada, lechuga, queso, pimiento crudo y cada uno se la monta, y nos apetecía probar algo distinto, pensando que lo de la carne picada es más un españolismo que algo típico de allí, así que decidimos cambiar y probar a hacerlo con pechuga de pollo, y en caliente, y lo cierto es que triunfó.

Ingredientes:

-1 pechuga de pollo
-1 cebolla
-1/2 pimiento rojo
-1 lata de maíz dulce
-1 bote de salsa mejicana (utilicé salsa Old el Paso para Fajitas, que es un poco picante, pero eso es a gustos)
-queso rallado
-lechuga
-1 bolsa de 10 tortitas
-ajo
-pimienta y especias a gusto
-aceite y sal

Pasos:

1- Cortamos la cebolla a tiras (o hacemos "medios aros de cebolla" sin llegar a freírlos, vaya) y picamos el ajo, y lo ponemos en la sartén con un poco de aceite y sal. Mientras pocha, cortamos el pimiento a tiras también, y lo incorporamos a la cebolla.

2- Mientras, cortamos el pollo. Fileteamos la pechuga un poco (no muy fina, en dos o tres trozos suficiente) y luego cortamos a tiras, que se quede un grosor similar al de la verdura) y lo incorporamos a la sartén. 

3- Cuando ya está el pollo listo, añadimos la salsa y el maíz dulce escurrido y especiamos al gusto (yo le eché pimienta, cayena -me gusta que pique-, romero y un poco de un bote que tengo de especias mexicanas) y dejamos que se cocine todo junto. Añadimos un poco de queso,

4- Ahora es el momento de ponernos con las fajitas. A mi me gusta hacerlas en la sartén una a una, pero se pueden hacer al microondas. Básicamente, siguiendo las instrucciones.

5- Cortamos lechuga finita y la ponemos en un bol para servir. En otro bol, ponemos el queso que nos sobra. Las fajitas en un plato, y la mezcla de carne en un plato hondo (o donde quepa).

¡Y listo! Listas para que cada uno se las monte como quiera, y quedan muy ricas y espectaculares, y mucho mejor así que con simple carne picada.



lunes, 3 de abril de 2017

Dorada al horno con verduras

La dorada es un pescado muy agradecido. Tiene muchísimo sabor, no tiene demasiada espina (y las que tiene son tan grandes que no caben en la boca de un ser normal, así que no hay problema) y tiene bastante margen de cocción si se nos pasa un poquito. Vamos, que no necesita abuela, que ya le piropeo yo.

Esto fue una cena que hice para dos, que espero que os guste a vosotros también. Como es para hacer al horno, mejor que os lo preparen en la pescadería si lo pedís (os lo descamarán y quitarán las tripas, y esa faena que os ahorráis).

Ingredientes:

-2 doradas
-1 cebolla
-1/4 de pimiento rojo
-1/4 de pimiento verde
-1/4 de calabacín
-1 limón 
-1 ajo
-caldo de verduras
-vino blanco
-zumo de naranja o limón
-aceite
 -sal, pimienta y especias al gusto

Pasos:

1- Precalentamos el horno a 140º arriba y abajo.

2- Primero cocinaremos un poco la verdura, ya que la dorada no necesita tanto tiempo de cocción. Para ello troceamos toda la verdura al tamaño que nos guste, y la ponemos en una bandeja lo suficientemente grande con un poco de sal, aceite y caldo de verdura, lo suficiente para que no se pegue la verdura, y lo tenemos unos 10 minutos.

3- Mientras, le hacemos por un lado a la dorada tres incisiones en las que introduciremos unas tajaditas de limón, para que coja sabor.

4- Transcurridos esos 10 minutos, ponemos la dorada encima de la verdura, y añadimos un poco más de caldo de verduras, el vino blanco (esto es a gustos) y el zumo de naranja o limón. También echamos la pimienta y las especias, y lo introducimos en el horno otra vez durante 35 minutos. A 140º debería ser tiempo suficiente para que salga al punto, pero como depende de hornos, puede necesitar hasta unos 10 minutitos más.

¡Y listo! Un plato muy fácil, pero que si os gusta el pescado se disfruta como unos enanos, palabrita de apechugona :)


jueves, 30 de marzo de 2017

Smoothie de remolacha y arándanos

¡Hoy os traigo una novedad! Si, ya se que los smoothies no son nada nuevos en este blog, pero es que esta vez el smoothie no es verde, sino rojo-negro. Hemos cambiado la gama cromática, así que eso es una novedad... ¿no?

Bueno, este es un smoothie un poco más complicado de hacer, a la remolacha le cuesta su tiempo dejarse batir, y es muy densa y grumosa, por lo que necesitaremos un poco más del tiempo del habitual. Además, si no me habeis hecho caso con lo de batir por mitades, os recomiendo que aquí sí lo hagáis, porque batir todas las remolachas juntas, sin nada más, es... difícil, tedioso, y exasperante. Lo se, porque aquí no lo pude hacer, que no encontré remolacha fresca hasta después de tenerlo todo ya medio preparado. 

Vuelven a salir unos 700ml, que como sabéis, da para dos buenas raciones generosas.

Ingredientes:

-6 remolachas frescas
-2 puñados de espinacas frescas
-4 puñados de arándanos
-1/2 pepino holandés
-300ml de agua

Pasos:

1- Trocear las remolachas y el pepino. Aquí veréis que la remolacha tiñe un montón, y vuestro cuchillo y vuestras manos parecerán la matanza de Texas.

2- Batir los ingredientes hasta conseguir un smoothie homogéneo. Como ya he dicho, importantísimo hacer la mitad de la cantidad de cada ingrediente cada vez.

3- Colar los ingredientes. Esta vez, yo lo colé tres veces, que la remolacha se resistía a quedarse finita. Pero esto, sigue siendo a gusto.

4- Poner en la nevera para dejarlo fresquito.

La verdad, tiene un montón de faena, y la cocina se quedó un poco desastre toda roja. Pero, dadle una oportunidad, porque sinceramente es de mis favoritos hasta la fecha. ¡Tremendamente rico! Y a los que no os guste la remolacha, quién sabe, así igual le dais una oportunidad y os empieza a gustar.

lunes, 27 de marzo de 2017

Alcachofas rellenas de queso

Las espinacas alcachofas (no se en qué estaba pensando) son de estas verduras que, al menos yo, no encontraba el punto... Según como estuviesen cocinadas me encantaban (como en la paella, imprescindibles) o no me gustaban nada (como al horno, cocinadas enteras). Pero pese a nuestra relación distante y difícil, yo sabía que quería intentarlo, que sabía que en el fondo me gustaban más de lo que era capaz de reconocer y que habría alguna manera de conseguir que nuestra relación mejorase. Si, acabo de decir que tengo relación con un alimento... pero todos lo hacemos :)

Pues este es un plato muy rico y fácil de hacer, que queda genial y a mí me gustó mucho. Espero que os guste igualmente a vosotros. Como siempre, cantidades para dos personas... Aunque si queréis hacer algunas más, os serviría de plato único.

Ingredientes:

-4 alcachofas
-1 bote de queso cremoso (como ricotta o mascarpone)
-1 limón
-1 zanahoria
-1 lata de anchoas
-unas pocas aceitunas negras
-perejil
-aceite
-sal y pimienta

Pasos:

1- Primero ponemos agua en un cazo a hervir con un poco de sal y limón, y mientras limpiamos las alcachofas. Para ello eliminamos las hojas duras y externas y limpiamos el tallo pero dejándolo. También cortamos la parte superior de la alcachofa para deshacernos de las puntas. Cuando vayáis limpiándolas, ponedlas en un recipiente con agua bien fría con limón para que no se oxiden. Cuando ya estén todas listas, las cocemos durante 20 minutos.

2- Mientras, rallamos la zanahoria y picamos el perejil, las anchoas y las aceitunas, y lo mezclamos con el queso junto a unas gotitas de limón, aceite, sal y pimienta.

3- Escurrimos y secamos las alcachofas una vez estén listas y las cortamos por la mitad longitudinalmente (sí, también el tallo, que las dos mitades tengan un poco). Con una cuchara eliminamos los pelitos que pueda tener dentro y luego añadimos la mezcla del queso.

¡Y listo! Un plato delicioso, que se sirve frío, y que tiene muchísimo sabor. Bon apetit

jueves, 23 de marzo de 2017

Macarrones con pollo a la nata

¡Hola hola! Hoy os traigo una receta, que, siendo honestos, es todo lo contrario a una comida sana... Es gorda como ella misma, así que hoy en vez de "a pechugas", vamos a "apechugar" y comer como gorrinos. Sí, es un chiste de calidad, pero oye, es el nombre del blog, sorry.

Bueno, básicamente son unos macarrones (o espagueti, o espirales, o nidos, o la pasta que más os apetezca) cocinados con la nata, y la verdad es que quedan muy ricos. Lo hice para dos personas, y la verdad, poned menos de 100g por persona, o saldréis rodando de casa.

Ingredientes:

-160g de macarrones
-1 cebolla
-1 diente de ajo
-2 puñados de espinacas
-80g de pollo y/o bacon (opcional)
-1 bote de nata de 33ml
-queso rayado
-leche
-sal
-aceite
-pimienta y especias al gusto

Pasos:

1- Lo primero, troceamos la cebolla y picamos el ajo. Ponemos la olla (una dónde nos vaya a caber todo, y así ahorramos cacharros) al fuego con un poco de aceite, y lo pochamos todo junto con sal.

2- Si queremos añadir pollo y/o bacon, lo hacemos ahora. El pollo lo retiramos una vez esté cocinado (para que las pechugas no se resequen demasiado), pero el bacon lo podemos dejar. Es un plato que funciona muy bien sin carne, pero entiendo que alguien lo quiera hacer, y estas quedan bien.

3-Incorporamos las espinacas, y dejamos que se cocinen. Entonces, añadimos el bote de nata y añadimos la leche que necesitemos para acabar de cubrir la pasta, junto con las especias que queramos. Cuando empieza a hervir, cocemos la pasta en la nata el tiempo que diga. Veréis que después la cantidad de leche/nata reduce, sin que se quede tan líquida.

4-Reincorporamos el pollo y añadimos el queso para que se funda. Si queremos, podemos acabar el plato con un poco de parmesano por encima al servir.

¡Y listo! Nuestro plato de pasta gordote y delicioso listo para disfrutar. Pero oye, de vez en cuando, apetece.



lunes, 20 de marzo de 2017

Bacalao al horno con verduras

Cada vez me gusta más el bacalao, es un pescado que admite muchas recetas y sabores distintos, que hará que no nos podamos aburrir de este ingrediente. Esta, en concreto, es una receta muy sencilla y fácil de hacer, con la que es fácil quedar bien. Las cantidades son para dos personas.

Ingredientes:

-2 lomos de bacalao, de unos 150g-200g cada uno
-1 patata mediana
-1 cebolla
-2 zanahorias
-ajo
-150ml de vino blanco, aproximadamente
-perlas de fruta de la pasión (yo las compré de la marca Deluxe, en Lidl); sino hay, podemos sustituirlas por limón
-sal
-pimienta
-especias al gusto

Pasos:

1- Precalentamos el horno a unos 200º. Pintamos la bandeja con un poco de aceite y ponemos el bacalao al horno unos 10 minutos.

2- Mientras, por otra parte, y para facilitar la elaboración y los tiempos, prepararemos las patatas al vapor con el microondas (esto lo podéis hacer con unas tapas especiales, o poniendo las patatas en el un bol y cubriéndolo con film) de 5 a 10 minutos sin que se queden echas del todo. También, picamos el ajo, la cebolla y la zanahoria, y lo pochamos todo en una sartén.

3- Cuando pasen los 10 minutos, abrimos el horno e incorporamos a la bandeja toda la verdura preparada junto con el vino blanco y las especias, y lo dejamos otros 10 minutos al horno.

4- A la hora de servirlo, es cuando le incorporamos las perlas, o en su caso unas gotas de zumo de limón, para aportar esa acidez que tan bien le va al pescado.

¡Y listo! Un plato muy fácil de hacer y bien rico. Espero que os guste tanto como a mi.